Pulsa «Intro» para saltar al contenido

¿Qué necesitas saber para conducir con un remolque?

Los remolques son vehículos sin motor que se enganchan a otro vehículo para transportar carga o personas. Existen diferentes tipos de remolques según su peso, su forma y su uso, si bien es cierto, que el uso de remolques en vehículos de dos y tres ruedas, incluidos las bicicletas, independientemente de su masa, es diferente y habrá que atenerse a lo estipulado en el artículo 12 del Reglamento General de la Circulación. No obstante en este artículo vamos a mencionar los sistemas dirigidos a vehículos automóviles tipo turismo.

Si quieres conducir con un remolque en un turismo, debes tener en cuenta la normativa y los permisos necesarios, así como los sistemas de enganche y los requisitos de seguridad.

Tipos de remolques

Los remolques se clasifican en dos categorías según su Masa Máxima Autorizada (MMA), que es el peso máximo que pueden tener cuando están cargados:

  • Remolques ligeros: son los que tienen una MMA inferior o igual a 750 kg. No necesitan matrícula ni permiso de circulación propios, pero deben llevar una placa con el mismo número que el vehículo que los arrastra. Tampoco necesitan seguro independiente, pero se recomienda incluirlos en la póliza del vehículo. Dentro de esta categoría se encuentran los remolques para transportar motos, bicicletas, animales pequeños o equipaje.
  • Remolques no ligeros: son los que tienen una MMA superior a 750 kg. Deben tener matrícula y permiso de circulación propios, así como seguro obligatorio. La matrícula debe ser de color rojo y colocarse en la parte trasera del remolque. Dentro de esta categoría se encuentran las caravanas, los remolques para transportar caballos, barcos o maquinaria.

Normativa y permisos necesarios

Para conducir con un remolque, debes tener el permiso de conducción adecuado según el peso del conjunto formado por el vehículo y el remolque. Estos son los permisos que te permiten conducir con un remolque:

  • Permiso B: te permite conducir un vehículo de hasta 3500 kg de MMA con un remolque de hasta 750 kg de MMA. También te permite conducir un vehículo con un remolque de más de 750 kg de MMA, siempre que la suma de ambos no supere los 3500 kg.
  • Permiso B96: te permite conducir un vehículo con un remolque de más de 750 kg de MMA, siempre que la suma de ambos no supere los 4250 kg.
  • Permiso B+E: te permite conducir un vehículo con un remolque de más de 750 kg de MMA, siempre que la suma de ambos no supere los 7000 kg.

Además, debes cumplir con las siguientes normas:

  • El remolque debe estar homologado y tener la ficha técnica correspondiente.
  • Todos los remolques deben estar equipados con sus respectivas luces, catadióptricos y señalización reglamentaria.
  • El remolque debe tener un sistema de frenado si su MMA es superior a 750 kg o si es mayor que la mitad del peso en vacío del vehículo.
  • El remolque debe tener una cadena de seguridad que lo una al vehículo en caso de desenganche accidental.
  • El remolque debe estar correctamente enganchado al vehículo mediante una bola de enganche homologada y fijada en los puntos de anclaje indicados por el fabricante.
  • El remolque debe tener una carga adecuada y bien distribuida, sin sobrepasar su MMA ni su altura máxima.
  • El remolque debe pasar la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) si su MMA es superior a 750 kg o si se trata de una caravana.

Sistemas de enganche y requisitos

Los sistemas de enganche son los dispositivos que permiten unir el remolque al vehículo. Existen diferentes tipos de enganche según su forma y su funcionamiento. Estos son los más habituales:

  • Enganche fijo: es el más sencillo y económico. Consiste en una bola de enganche que va atornillada al chasis del vehículo y que no se puede quitar. Tiene la ventaja de ser resistente y duradero, pero la desventaja de que puede molestar al aparcar o al acceder al maletero.
  • Enganche desmontable: es el más común y versátil. Consiste en una bola de enganche que se puede poner y quitar mediante un sistema de palanca, rosca o clip. Tiene la ventaja de que se puede retirar cuando no se usa el remolque, pero la desventaja de que requiere un mantenimiento y una vigilancia periódicos.
  • Enganche retráctil: es el más moderno y estético. Consiste en una bola de enganche que se puede ocultar bajo el paragolpes del vehículo mediante un sistema eléctrico o manual. Tiene la ventaja de que no se ve cuando no se usa el remolque, pero la desventaja de que es más caro y complejo de instalar.

Para elegir el sistema de enganche más adecuado, debes tener en cuenta el modelo y las características de tu vehículo, el tipo y el peso del remolque, la frecuencia y el uso que le vas a dar al remolque y el presupuesto que tienes. Además, debes asegurarte de que el sistema de enganche esté homologado y cumpla con la normativa vigente.

Sé el primero en comentar

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *