Pulsa «Intro» para saltar al contenido

¿Qué son las reglas de seguridad RSM y PVO?

Circular correctamente con un vehículo no es difícil, soy de la opinión que cualquiera es capaz de hacer bien las cosas. El tema es saber llegar al alumno simplificando el contenido básico y necesario, al máximo.

Pues bien, para simplificar la forma y el orden correcto de actuar antes, durante, y después de ejecutar cualquier maniobra, se crean las «Reglas de Seguridad RSM y PVO».

RSM y PVO son siglas en las que cada letra indica el orden de hacer algo y su significado. Algo parecido a una regla nemotécnica para quedarnos más fácilmente con determinados conceptos.


Desgajando las SIGLAS R-S-M

La siglas RSM están enfocadas a simplificar el orden de actuación correcto a la hora de realizar cualquier maniobra. Exclusivamente cuando se pretende realizar una maniobra.

La R viene de retrovisor. Ante cualquier maniobra, antes de hacer nada, lo primero es mirar. Esto no significa que solamente tengamos que limitarnos a mirar por el retrovisor, significa que tenemos que mirar, por el retrovisor, por los cristales, incluso girando la cabeza, etc. es decir, lo que tenemos que hacer es observar en todas direcciones para saber si la maniobra se puede realizar correctamente.

Cuando se realiza la maniobra de marcha atrás, la observación puede implicar incluso bajarse del vehículo o seguir las indicaciones de otra persona.

Art. 81 Reglamento de la circulación.

La S viene de señalización. Después de asegurarnos que podemos hacer la maniobra, la señalizamos de manera correcta y con suficiente anticipación. Con los intermitentes, con el brazo en el caso de bicicletas o motos, con el alumbrado, o incluso acústicamente, por ejemplo el claxon para adelantar en vías interurbanas.

La M viene de Maniobra. Una vez que hemos visto que podemos realizar la maniobra y después de haberla puesto en conocimiento de los demás usuarios de la vía con la señalización, solo nos queda realizar la maniobra.


Bueno, muchos pensarán que aquí termina todo, pero no. Ya que toda maniobra implica realizar un cambio. Puede ser un cambio de carril, un cambio de estado (por ejemplo de estacionado a circulando), un cambio de tipo de carretera. Ese cambio implica una adaptación y es ahí donde entra en juego la siguiente regla nemotécnica, P-V-O.


Continuamos con las SIGLAS P-V-O

La P viene de posición. Ese cambio después de realizada la maniobra, e incluso mientras estamos circulando en progresión normal, implica que tenemos que ser conscientes de que estamos ocupando una nueva posición en la calzada, con lo que eso conlleva.

La V viene de velocidad. El cambio de posición implica un cambio de velocidad, que tenemos que adaptar a las nuevas circunstancias. Incorporaciones, etc. De ahí la palabra velocidad.

La O viene de observación. Observación de todo lo que nos rodea a la búsqueda cambios que puedan alterar nuestra posición y velocidad.

La regla de seguridad PVO la estamos aplicando constantemente durante la conducción, incluso en progresión normal, ya que cuando circulamos, ocupamos un espacio en la calzada y llevamos una velocidad que mediante la observación, a veces podemos necesitar modificar.

Pues bien, eso significan las Reglas de Seguridad RSM y PVO.

Sé el primero en comentar

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *